1_1 1_3 1_5
ZMF.ORG ABOUT US CONTACT US TEACHINGS RESOURCES CONGREGATIONS
2_1
 
Distribution Policy
 

Buenos Maestros

By Elie Nessim, 5 de Diciembre 1998 Printer Friendly Version



Vosotros me llamáis Maestro y SEÑOR ; y decís bien, porque lo soy.

N

uestro texto es del libro de Juan, capitulo 13. Mesías, Él Mismo, tomó la forma de un sirviente y dijo estas palabras a sus discípulos y entonces continuó diciendo : ‘Estoy entre ustedes como Uno que sirve.’ Él se había quitado el manto, Él había ceñido una toalla alrededor de su cintura, Él había obtenido una palangana y agua, y en turnos les lavó sus pies. En esa parte del mundo era un acto muy humillante el que una persona lave los pies de otra, que humillaba al que lo hacía. Él lo hizo para todos sus discípulos, incluyendo a Judas. Así que cuando DIOS habla con nosotros y Él dice ‘Sean ustedes buenos sirvientes, sean buenos maestros.’ Él, Él Mismo nos ha dado el ejemplo.

 

Somos también de la hermandad de los seres humanos. Cualquiera sea nuestra posición en la sociedad, somos seres humanos. Nos debemos el respeto mutuo. Debemos respetar la imagen de DIOS en cada uno. ¡DIOS hizo al hombre en Su Propia imagen, y en cada uno de nosotros hay algo de

la imagen de DIOS! No me refiero a la vida de DIOS, eso es para el Creyente. Pero la imagen de DIOS que esta en cada ser humano. Hay algunos a quienes le tenemos una aversión natural –mas que a otros. Aún así les debemos respeto por el hecho que llevan la imagen de DIOS. Santiago nos indica esto en su carta, ‘No deberíamos usar nuestra lengua para bendecir a DIOS, y usar la misma lengua para maldecir a nuestros

class=Section2>

prójimos –que son hechos a la imagen de DIOS.’ (Santiago 3:9) Es como una fuente que hecha agua dulce y amarga al mismo tiempo.

 

 

 

Compartimos también una redención en común. Eso es algo más que debe recordar un jefe Cristiano, o el jefe que es Creyente. Compartimos una redención en común. Cuando DIOS impuso un cierto impuesto a su pueblo se llamaba ‘plata de redención’. Debía ser cinco siclos de plata. ‘El pobre no dará menos, el rico no dará más. Todos, para la redención de su alma, traerán la misma cantidad’. Era para enseñar que cualquiera sea nuestra situación en esta vida, somos todos iguales en los ojos de DIOS. ‘Y nuestra salvación también’. Cuando se refiere a la salvación no existen ciudadanos de primera clase y de segunda clase. Somos todos exactamente iguales.

 

Los amos malos usan amenazas, ellos utilizan tratos injustos. Nos han dicho que los malos amos gobiernan también con mano dura. La Sra. Brand viene a mi mente, una señora judía, sobreviviente del Holocausto. Ella entró en el empleo de una dama rica, y esa señora rica la hacia trabajar: ‘mueve los muebles’ , ‘limpie el polvo’, ‘barre aquí’, ‘lave aquí’. La mantenía trabajando duro hasta que la pobre Sra. Brand estaba agotada. Y dijo “lo siento señora, estoy agotada y necesito un poco de descanso, yo no soy una máquina”. ‘Ah’, dijo la señora, ‘la maquina solo necesita un poquito de aceite y entonces podrá continuar’. No dejaba que la Sra. Brand tomara diez, o veinte minutos de descanso para que pueda recuperar sus energías. Esa mujer rica sabía demasiado bien que la Sra. Brand venía de los Campos de Concentración. Ella no tenía lastima ni compasión. ¡ Malos amos !

 

Así también, las exigencias ilegales; los malos amos hacen demandas ilegales. Usan su autoridad indebidamente. Como el Amalecita quien abandonó a su sirviente egipcio a la muerte porque el siervo había caído enfermo. (1Sam 30:11-13) David y sus hombres estaban persiguiendo a los Amalecitas quienes habían invadido su pueblo, y encontraron a este esclavo egipcio del Amalecita. Él no había comido, él no había bebido agua durante tres días. ¿ Que es lo que hizo David ? Él tenía que ir detrás de los

class=Section3>

Amalecitas, porque ellos habían capturado a su familia y las familias de todos sus hombres. Ellos habían invadido su pueblo. Ellos lo habían

incendiado, habían robado todo –incluyendo a la gente, las esposas y los niños.

 

David quería alcanzar a los Amalecitas. Pero aquí había un esclavo joven, un esclavo egipcio que moría bajo el caliente sol del medio-oriente, muriendo del hambre y de sed. Así que ellos forzaron agua en su boca. Le hicieron comer unas pasas. Lo revivieron un poco, y ahí vemos a David –un buen amo– pensando en la vida de este hombre; en vez de decir, ‘Es solo un esclavo, de todos modos él está ya casi muerto. Tengo cosas mas importantes que hacer.’

 

Y resultó, que el esclavo egipcio –cuando se sintió reanimado– les pudo decir la dirección que los Amalecitas habían tomado. David encontró su bondad recompensada ya que pudo alcanzar a los Amalecitas, los dispersó y recuperó todas las familias que habían perdido.

 

Amos buenos ; amos buenos. ¿ Qué hace un amo bueno ? Él no está celoso de su sirviente. Si ve que su sirviente tiene un talento, le da a su sirviente cada oportunidad para entrenarse, aunque llegase a significar que su sirviente acabara siendo mejor en ese trabajo que su jefe. Ese es un buen amo. No piensa en si mismo. Él piensa en su empleado. ¿ Como le puedo educar o enseñar para poder explotar su potencialidad al máximo ?.

 

También, dando recompensas por servicio leal. DIOS dijo cuando tienes un esclavo hebreo, él debe servirte solo durante seis años. Y durante esos seis años, debes de ser muy cuidadoso de no tiranizar a tu sirviente. Tratalo tal como si fuera un empleado pagado, aunque él sea tu esclavo. Eso es lo que DIOS le dijo que él tenia que hacer. Eso es lo que un amo hace. Y al fin de su plazo, después de los seis años, no solo digas ‘gracias y adiós.’ Dale comida, dale plata, dale posesiones, dale un par de animales para que él pueda vivir independientemente, y para que no tenga que volver a ser un esclavo.

Esa fue la manera que la Ley de Moisés eliminó la esclavitud. No atacó la esclavitud de frente. Pero por éstas reglas amables, beneficiosas y benévolas la esclavitud fue eliminada. En los Estados Unidos existe aún un problema, ¿ no es así ?. A pesar de la Guerra Civil contra la esclavitud, hay todavía un problema. Quizás, si el problema de la esclavitud en los Estados Unidos hubiera seguido la palabra de DIOS, los resultádos hubieran sido mucho mas afortunados.

 

Un buen amo sólo hace demandas legales de sus sirvientes. No es irrazonable. Les da abundante tiempo para descansar. Uno de los Diez Mandamientos es: En el día de Shabát (sábado, séptimo día de reposo) descansarás tu, tu siervo descansará y tus animales descansarán.




For more information on Zion Messianic Fellowship
email us at info@zmf.org, or call 604.321.0466 (321-ZION).